Día 1 – Relación con Jesús – PERMANECE EN MÍ

EL CORAZONPRIMER DÍA

PERMANECE EN MÍ

 

John 15:5 “Yo soy la vid y ustedes las ramas. Si un hombre permanece en mí y yo en él, dará mucho fruto; porque

                   separados de mi no pueden hacer nada.

 

Jesús usó una ilustración que se entiende fácilmente cuando Él explicó cómo funciona nuestra relación con el Señor. La vid (Jesús) suministra todo lo necesario para permitir fruto divino a través de nuestras vidas. Las ramas (nosotros) necesitamos enfocarnos en una cosa solamente: permanecer en la Vid.  Nuestra mayor prioridad como seguidores de Jesucristo es permanecer en la Vid. Estar conectados a Jesús es la única manera que usted y yo daremos fruto divino.

Por favor note que todo fruto, todas los logros que tienen valor permanente en el Reino de Dios, todo fruto vienen del poder, sabiduría y voluntad de la vid (Jesús). Usted y yo no fuimos llamados para producir resultados divinos y permanentes en nuestra propia sabiduría y fuerza. No, de hecho, Jesús nos prohíbe tratar de lograr hacer el trabajo de Dios en nuestra propia sabiduría y fuerza, cuando Él dice: “….separados de mí no pueden hacer nada.”

Esta profunda declaración hace dos cosas obviamente. Primero, aunque pensemos que hemos hecho algo “bueno” en la vida, si lo hemos hecho sin depender directamente del poder de Dios, nuestras buenas acciones no tendrán consecuencias eternas… separadas de Mí no puedes hacer nada.  Segundo, nuestra efectividad como seguidores de Jesús depende completamente de nuestra voluntad de permanecer en la vid. No hay otra manera de producir fruto en nuestras vidas solo permanecer en Jesús. No somos llamados a crear nuestro propio ministerio. No somos llamados a decidir cómo edificar la iglesia de Jesús. ¡No! Somos llamados a permanecer adheridos a la Vid (Jesús). Dependemos de Jesús. Él produce Su fruto a través de nosotros.

 

Esta verdad nos lleva a hacernos una pregunta obvia:

 

¿Cómo permanecer en Jesús cada día, todos los días?

 

Nosotros permanecemos en Cristo por medio de concentrarnos deliberada y diligentemente en el desarrollo de nuestra relación con Él. Cuando oramos, cuando estudiamos su palabra. Escuchamos s Su Espíritu Santo en nosotros. Le obedecemos. Hacemos cualquier esfuerzo posible de permanecer adheridos.

Entendemos que si nos permitimos funcionar sin estar adheridos directamente a Jesús, no daremos fruto. Nuestra vida diaria puede seguir como normal, si dejamos de orar. Pero si ignoramos nuestra relación con Jesús, si no cultivamos el caminar más cerca de Jesús, paramos el fluir de su poder en nuestras vidas. Nos secamos y nos marchitamos en la vid

Así que, hagamos lo que sea necesario para permanecer conectados a la Vid. Nuestras vidas están enfocadas en buscar a Jesús en oración, en estudiar, y en ver nuestras acciones. Cuando pecamos, nos arrepentimos inmediatamente y pedimos al Señor que nos perdone y restaure.

Solo piense que si entrega su vida a Jesús en esta manera, su promesa es usar nuestra vida para lograr cosas que permanecen eternamente. Si el Señor usa su vida para traer salvación en Cristo a alguien, el fruto de su vida permanecerá para siempre. El amor que usted demuestra, aún si solo fuere dar un vaso de agua, puede tener resultados eternos. ¡Guau!  ¡Qué bueno y poderoso es nuestro Dios!

Una de las herramientas principales que Dios ha provisto para nutrir nuestra relación con Él es la oración.  ¿DÓNDE DEBERÍA COMENZAR? JUSTO AQUÍ:  ¡CONVIÉRTASE EN UNA PERSONA DE ORACIÓN!

 

¿Cómo se convierte en una persona de oración? Establezca un tiempo de oración cada día, Hágalo cuando no haya distracciones de la vida que puedan interrumpirle. Establezca ese tiempo en vida diaria como su tiempo a solas con Dios, su tiempo de oración. Apague la televisión, la computadora, los teléfonos celulares, el internet; su tiempo de oración es un tiempo sagrado con el Señor. Es un tiempo apartado en su horario y debe protegerlo con celo divino. Su madurez en Cristo y su efectividad como un siervo de Dios depende de su vida de oración. Jesús habló sobre esto de esta manera:

 

Mateo 6:6 Cuando oren, vayan a su cuarto, cierren la puerta y oren a su padre que está en secreto, Entonces su padre que ve lo que se hace en secreto les recompensará. 7 Y cuando oren no balbuceen como los paganos, porque ellos piensan que ellos serán escuchados por su palabrería. 8 No sean como ellos, porque el padre sabe de su necesidad antes de que le pida.

 

¡UNA ADVERTENCIA PARA USTED!  La Biblia nos dice que tenemos un enemigo espiritual llamado diablo. No hay nada en su vida que el diablo quiera derrotar más que su vida de oración. Él sabe el gozo y la vida que Dios le dará a través de su tiempo de oración con Él. El diablo entiende que Dios producirá fruto divino en su vida cuando usted se da al Señor en oración.

¡ALÍSTESE! Conforme planifica su tiempo diario de oración, puede encontrar obstáculos e interrupciones en el camino. Puede parecer que está siendo bloqueado de convertirse en una persona de oración por circunstancias que están más allá de su control. ¡No se desanime! ¡Sea determinado! Aunque no lo haga una o dos veces, no se de por vencido. Continúe buscando su tiempo diario de oración con el Señor. El Señor le bendecirá su vida abundantemente por este simple acto de obediencia.

 

Tenemos mucho que decir sobre la oración en los días que vienen. Pero su tarea el día de hoy es programar y empezar un tiempo de oración diario con Jesús. Tenga en mente  que es mejor empezar con poco y ser consistente que establecer una meta que no sea real y dejarla. En otras palabras, establecer una meta de invertir cinco minutos al día para orar y ser consistente es mejor que establecer una meta de invertir una hora al día en oración y darse por vencido en unos días. Usted puede aumentar su tiempo de oración conforme el Señor le guie a hacerlo. Pero, en el inicio la consistencia es más importante que el tiempo de duración. Así que no tenga temor de empezar con poco. Lo principal es desarrollar el hábito de tener un tiempo diario a solas con Jesús en oración.

 

REPASO:

 

¿Cuál es tu mayor prioridad como seguidor de Jesucristo?                                                   

 

¿Cuál es el hábito primordial nuevo que debe desarrollar en su vida para estar conectado con Jesus?                        

 

¿A qué hora del día programa su tiempo diario de oración?                                                             

 

¿Qué va hacer si el enemigo trata de parar su tiempo de oración?                                                    

 

¿Cuántos días por semana debe nutrir su conexión con la Vid a través de la oración?                     

 

EJERCICIO: Tómese un tiempo para orar. Pídale al Señor que le ayude a establecer un tiempo diario de oración que sea consistente, y hágalo un hábito en su vida. Pídale a Él que le de fortaleza para permanecer conectado con Él, y así producir Su fruto en su vida. ¡Dígale a Él la hora que planifica reunirse con Él en privado cada día. Agradézcale a Él por su amor por usted!